Luego de cinco meses de lucha con gran cantidad de acciones y movilizaciones a lo largo y ancho del país, en el día de la fecha se arribó a un acuerdo paritario que suscribió la Federación Nacional de Docentes Universitarios (CONADU) junto con las demás federaciones, a excepción de una de ellas. Se logró así quebrar el techo salarial que el gobierno intentó imponer y queda garantizado el inicio de las clases en el segundo cuatrimestre.

 “Logramos arrancarle ocho puntos al gobierno nacional. Si bien no es el resultado más óptimo, demostramos que el Ministerio, encabezado por Esteban Bullrich y Albor Cantard, no nos pudo doblegar y que disponía de los fondos necesarios para resolver el conflicto mucho antes. Esto, además, nos pone de caras para seguir dando pelea, a la par de los estudiantes y el conjunto de la comunidad universitaria, por mayor presupuesto y un modelo de universidad inclusivo”, señaló el Secretario General de la CONADU, Carlos De Feo.

Durante el día, por amplia mayoría los congresales de la CONADU decidieron aceptar la nueva oferta salarial. También aprobaron un documento crítico sobre el capítulo universitario del Plan Maestro, que será el disparador de la lucha por mayor presupuesto y un modelo inclusivo de universidad durante el segundo cuatrimestre.

El pasado 04 de julio, el gobierno ofertó un 21% de aumento salarial que sumado a un 2% de jerarquización de la labor docente más una recomposición del nomenclador arriban a un 25.01% de incremento para los Ayudantes; 25.54% para JTP; 25.92% para Adjuntos; 26.22% para Asociados y 26.45% de aumento para Titulares.

Se destaca también que la garantía salarial que corresponde a los cargos de los docentes ingresantes al sistema supera el 30% en el año. A su vez, se incorporó una cláusula gatillo de revisión de las escalas durante junio, septiembre, diciembre y febrero de 2018.

0
0
0
s2smodern