Se trata de la emblemática gigantografía emplazada sobre la Fachada lateral del Edificio Karakachoff, en la esquina de 7 y 48. El mural se ha convertido en un símbolo del reclamo por su aparición

Con la colocación de la figura de Jorge Julio López, la Universidad Nacional de La Plata culminó las tareas de restauración integral del emblemático mural emplazado sobre la fachada lateral de la escalera de emergencia del edificio Sergio Karakachoff.

El mural fue construido por un colectivo de organizaciones populares (Surcos -Praxis - Mesa de Escrache Popular- Espacio de Memoria - Independientes) el 18 de septiembre de 2008, al cumplirse dos años de la segunda desaparición de Jorge  Julio López; ubicado en la fachada lateral de la entonces Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UNLP. Con el proceso de recuperación y remodelación del mencionado edificio, el mural había sido dañado y actualmente la Universidad procedió a su reparación y puesta en valor.

La ubicación céntrica -en la esquina de avenida 7 y 48- de esta intervención urbana, se ha convertido en un símbolo del reclamo por la aparición de quien fuera sobreviviente, testigo y querellante en el juicio contra el genocida Miguel Etchecolatz.

Esta mañana se colocó una réplica de la figura de López, que es de mayor tamaño a la anterior, y llega a los 5 metros de altura. Está realizada sobre chapa para garantizar una mayor durabilidad y resistencia a las condiciones de intemperie.

El mural se completa manteniendo la leyenda “10 años sin López. ¿A qué te podés acostumbrar?” con letras de PVC espumado y pintura para exteriores. El número 10, de un metro de altura, está separado de la pared para un mayor realce, y será modificado este lunes cuando se cumpla el 11º aniversario de su desaparición. La instalación incluirá además una placa con el nombre de los autores de la intervención original y otra con una leyenda conmemorativa del Doctor Honoris Causa otorgado por la UNLP a Jorge Julio López, en diciembre de 2016.

Desde la Presidencia de la casa de estudios explicaron que “para toda la comunidad universitaria la figura de López representa, por su coraje y valentía, un emblema de la lucha por los derechos humanos. Por eso –agregaron- poner en valor el mural significa no sólo un homenaje y un acto de reconocimiento, sino una forma de seguir visibilizando el reclamo por su aparición.”

A poco de cumplirse 11 años de su desaparición, la UNLP restauró el mural de LópezA poco de cumplirse 11 años de su desaparición, la UNLP restauró el mural de López

 

0
0
0
s2smodern