El Consejo Superior lo votó por unanimidad.

El Consejo Superior de la Universidad Nacional de La Plata aprobó esta mañana en sesión virtual la propuesta elaborada por la Comisión de Economía y Finanzas para la distribución de los 14.832.714.160 pesos que el Congreso de la Nación otorga a esta Universidad. Estos fondos se utilizarán para afrontar los gastos de personal y de funcionamiento durante el año 2021.

Con la puesta en debate y aprobación de este proyecto, la UNLP cumplió en definir el destino de sus recursos antes de comenzado el año presupuestado. La casa de estudios platense registrará un incremento del 76 por ciento respecto del último presupuesto aprobado en 2019 ($ 8.414.763.689). En este sentido se aclaró que dentro de ese porcentaje se encuentran contemplados los aumentos salariales que se dieron, tanto para trabajadores docentes como para nodocentes, entre los años 2019 y 2020.

En sintonía con los principales ejes de la gestión que encabeza el presidente Fernando Tauber, y tal como viene ocurriendo en los últimos años, el próximo presupuesto volverá a priorizar las áreas de Bienestar Universitario, Ciencia y Técnica y Enseñanza. De este modo, la partida para Bienestar alcanzará los $140.938.916, y la destinadas a financiar becas y programas de investigación llegará a los $ 147.479.799; en ambos casos se trata de un aumento del 40 por ciento.

Aún mayor será el refuerzo presupuestario en el rubro enseñanza, ya que para el ejercicio 2021 se prevé un incremento del 100 por ciento orientado a fortalecer el Programa de Rendimiento Académico y Egreso (PRAE). La UNLP destinará 75,6 millones de pesos para financiar las diferentes propuestas surgidas desde las facultades para garantizar la retención de alumnos y mejorar los índices de egreso.

Para las restantes áreas de Presidencia la mejora propuesta es del 30 por ciento. Desde el Rectorado explicaron que se decidió volver a resignar recursos en pos de mantener el porcentaje de mejora para las facultades y áreas prioritarias, tal como ocurrió en los últimos ejercicios.

En relación a las unidades académicas, la distribución del presupuesto 2021 contempla un incremento del 40 por ciento para las 17 Facultades y los cinco Colegios del sistema preuniversitario.

También habrá una partida específica destinada a afrontar el aumento de las tarifas de servicios públicos, lo que va a permitir aliviar sensiblemente los gastos de funcionamiento de las facultades y colegios.

Asimismo, la distribución de los recursos permitiría consolidar los incrementos en el área de Extensión Universitaria y políticas sociales, que alcanzará un presupuesto global de casi 24 millones de pesos. Este aumento servirá para financiar el desarrollo de los proyectos de extensión, como así también apuntalar el crecimiento de las actividades extensionistas en los barrios, con iniciativas como la Escuela de Oficios, los Centros Comunitarios de Extensión y las actividades impulsadas desde el Consejo Social.

Otro de los datos salientes del proyecto que se debatirá este martes es la incorporación de un programa para el fortalecimiento de la planta nodocente que permitirá, entre otras cosas, avanzar en la regularización de los empleados contratados.

Finalmente, la pauta 2021 establece que se destinarían a sueldos de todo el personal docente y nodocente la suma de $ 13.498.037.746 y a gastos de funcionamiento $ 1.311.676.414.

Declaración en el día de la Soberanía Nacional 2020

El órgano de cogobierno de la UNLP también aprobó por amplia mayoría una declaración en el día de la Soberanía Nacional 2020, elaborado por la Comisión de Defensa de la Soberanía Nacional, ratificando el rol fundamental que cumple el sistema universitario en esta materia.

El texto destaca, entre otras cuestiones, que "Con las políticas sanitarias en el centro, se puso de relieve la comprensión holística de la salud que incluye a la soberanía sanitaria, educativa, artística, científica, tecnológica, alimentaria, territorial, comunicacional, energética; entre tantas otras agendas necesarias para construir una soberanía nacional que permita cuidar y mejorar las condiciones de vida de nuestra población. Las Universidades desde el minuto cero asumieron la tarea de trabajar mancomunadamente para encontrar respuestas que aporten conocimientos a la comunidad con el objetivo de paliar la situación crítica desde las diferentes capacidades instaladas en nuestro sistema científico y universitario. De ese modo, se puso en evidencia que la articulación es fundamental para concretar las acciones que permitan cambiar la vida de nuestra sociedad, mitigar sus sufrimientos y garantizar sus derechos". 

Finalmente, la declaración concluye que "Este 2020 tan difícil de caracterizar es una oportunidad para ratificar la unidad indisoluble entre Universidad y soberanía para construir los proyectos y las agendas que nos permitan afrontar los desafíos del futuro. Más Universidad Pública para profundizar nuestra soberanía Nacional"